Días de literatura en El Torno (I encuentro literario)

2014-02-15 13.28.11

Me encanta esta fotografía. Para mi es el resumen de un fin de semana lleno de emociones positivas: Literatura y amistad, disculpen la reiteración.

La fotografía corresponde a la comida del sábado 15 de febrero, acercándonos al ecuador del I encuentro literario en el Valle del Jerte, aún no habíamos disfrutado de todo, pero ya nos sentíamos llenos de descubrimientos.

Mis cinco minutos de gloria, esos que Andy Warhol decía que todxs nos merecemos, duraron hora y media el viernes por noche, cuando visionamos y comentamos el cortometraje “Artículo 13“. Allí se hablo un poco de todo, pero sobre todo de sentimientos, no era lo que yo me había preparado para debatir, de modo que como casi siempre en mi vida me deje sorprender y me puse a la escucha. En mi cabeza “Artículo 13” es una reflexión política y sin embargo hasta ahora la reacción de quienes lo ven es sobre todo emocional ¿será por la música? La música de Articulo 13 me encanta … ¡gracias Jezabel Martínez!

Volviendo a mis cinco minutos. Constato que viven tantas historias en cada historia, son tantas las percepciones de quien la recibe que uno se sorprende siempre de haber dado vida a algo (casi alguien) que se va tan lejos. Por supuesto no todo lo que se dice es aquello que uno desea escuchar. Descubres que sin intención puedes causar dolor, así me sucedió a mi esa noche de viernes. Quizás es, junto con el descubrimiento de personas y publicaciones, lo que me traigo de El Torno. A veces, sin querer, sin buscarlo, sin que este ni remotamente en nuestro deseo, podemos ser crueles.

En el cortometraje hay cuatro personajes, yo les dí vida y lxs amo. En cada uno de los personas del corto hay un poquito de mi o me lo inspiran personas a las que amo mucho. Yo soy así, decididamente sentimental. Sensiblera sin timidez. Nunca he escrito sobre una persona malvada, no las hay en mis cuentos. Ni en los que están más dirigidos a la infancia, ni en los que pueden ser más difíciles de entender para niñas y niños. Y sin embargo, el cortometraje hará su camino y quien sabe lo que provocara en quien lo vea… creo que ahora, después de la experiencia de El Torno, he entendido que esa historia ya no es mía… puedo dejarla ir.

Pero no quiero que se queden con una idea triste. Durante el debate también descubrí que puede haber un alma tan en sintonia con la nuestra, que vea exactamente lo que uno quería mostrar… que incluso se sienta traicionada por la directora (que al final es la autentica creadora de la historia) en el mismo segundo en que yo me siento traicionada. Es una experiencia que sólo se puede comparar a lo que se siente cuando escuchas a alguien decir lo inteligentes y empaticos que son tus hijos, sin ser su madre.

¿Mis descubrimientos? Pues son sobre todo personas. Conocer a Antonio Viudas Camarasa, escucharlo en un despliegue inestimable de sabiduría y de vivencias, las hablas y sus formas, aunque yo lo que más estime fue que me acercara a Pacheco, el poeta, pero sobre todo que nos acercara al hombre en su momento más frágil.

Un hombre arranca olivos
y una nube gris cubre el árbol del sol,
y baja el invierno con su golpe de maza para romper la nuca de los pobres.
Huele a salas de fiestas lejanas,
huele a “feliz” como una campanada de ceniza de sol en los ojos de un ciego,
huele a obrero español en Alemania,
a pieles de suburbios
y a canciones de lata.

Manuel Pacheco (Fragmento)

Ahora, gracias a Antonio Viudas Camarasa me siento más capaz de leer su poesía.

Y de la mano de Rosa Lencero, que no es una voz nueva para mi, pero a la que después dos días intensos me atrevo a llamar amiga; de su mano me ha llegado otro descubrimiento… David Matías y su jovencisima voz de novelista rural “Principio de incertidumbre”.
En la fotografía estoy entre ellxs dos, Rosa y David. Había escuchado la presentación de la novela durante la mañana… una presentación a modo de sobria performance, muy degustativa. Aquí les dejo un vídeo de la presentación en Cáceres.

Y de la mano de David he conocido el fanzine “SARA MAGO” muy en la linea de mis Per-versos. Y esto es así porque nunca vamos solas a ningún lugar. Siempre hay un otro, una otra, que nos impulsa, que nos ayuda a descubrir o que incluso nos lleva a donde no queremos ir.

Coincidir con tantas personas buenas, disfrutar de las bromas, escuchar poesía, conversar de libros, de cine, de política, hacer planes. Contarnos la vida. El I encuentro literario del Valle del Jerte ha sido mucho más de lo que prometía… y prometía mucho.

1966875_612495015470957_1458194768_n

Anuncios

2 Comments

  1. Muy bella crónica y muy sentida. Los hijos hacen su propio camino, se nos van de las manos, llega un momento en que comienzan su andadura de forma autónoma y hay que dejarles e incluso empujarles a buscar su protagonismo. Eso pasa con las creaciones, que son nuestras mientras las parimos pero una vez que llegan al público hay millones de poros perceptivos en busca de su recreación propia. Señal de que la historia está viva, en tránsito continuo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s