Categorías
artículo Uncategorized

Feministas y antitaurinas

Copia de LTNEC-8MPor Carmen Ibarlucea 

Suelo decir que así como los ecosistemas naturales se han hecho complejos para ser exitosos, así mismo las causas justas deben estar interconectadas para poder lograr sus objetivos.

Las personas somos complejas, abrazamos muchas causas y algunas resultan relevantes para el resto, y otras pasan desapercibidas. 

En nuestro imaginario colectivo local hay cinco mujeres que han pasado a la Historia como pensadoras, por haber dejado por escrito su opinión sobre muchas causas sociales, causas beneficiosas de cara a la justicia social, y que aunque difieren en algunos puntos, concuerdan en ser antitaurinas. 

Hay un debate importante dentro del movimiento feminista, que es la cuestión del antiespecismo ¿es o no es antiespecista el feminismo? Es un debate de calado y nos va a llevar mucho tiempo resolverlo, porque incluye cambios radicales en el concepto mismo de ser persona. Sin embargo hay un tema en el que creo que todas las feministas vamos a estar de acuerdo, y es que la Tauromaquia es un ritual que ensalza el patriarcado, sea o no sea el bienestar animal el centro de la cuestión. Aunque reconozcámoslo, las feministas de nuestra historia cuando se han definido como antitaurinas lo han hecho señalando en primer lugar, el sufrimiento del toro de lidia durante el cruel ritual de sacrificio. 

En Andalucía, una escritora conservadora como Cecilia Böhl de Faber (1796-1877) declaradamente monárquica y católica. Sin embargo, o debido a ello, dejó dos testimonios claros de su forma de pensar respecto a la tauromaquia. Por un lado podemos leer sus descripciones en la novela “La gaviota” y por otro su artículo de opinión en el periódico Heraldo, en portada, un artículo donde define las corridas de toros como “un espectáculo cruel y sangriento que insensibiliza a la sociedad”, y pide a las mujeres que se revuelvan contra la tauromaquia, para que “la crueldad, de cualquier manera que se presente, halle en ellas un ardiente adversario”

La poeta Carolina Coronado, que nació hace 200 años en Extremadura, otra de esas regiones del estado español a la que se reconoce como marcadamente taurina, se expresó abierta y libremente sobre la cuestión. Recordemos brevemente su poema “Sobre la construcción de de nuevas plazas de toros en España” donde se lamenta también sobre la actitud de las mujeres que por un lado se reclaman almas delicadas, pero se prestan a ver la violencia en directo. 

Y a las damas, las dulces, las mimadas,

corazones de leche delicados,

cebarse en contemplar ensangrentadas

las carnes del buen toro acribilladas,

los pechos del caballo desgarrados.

La jurista Concepción Arenal, nacida también en 1820, que ha pasado a la historia por su carácter desobediente, y su implicación activa en los cambios sociales que deseaba ver, como la mejora de las condiciones de vida de las personas reclusas, hombres y mujeres pobres, en los centros penitenciarios. Sentía un gran deseo de cambio en las condiciones de vida de las personas más desfavorecidas por el sistema social productivista, tan amable con los mercados y tan cruel con las vidas humanas y animales. En la biografía que de ella escribe Anna Caballé nos dice: 

“(…) su pensamiento era moderno porque preveía por dónde iría el futuro de la sociedad: era pacifista, ecologista (defendía la preservación de la naturaleza), feminista, antitaurina, …” 

Y adelantando el tiempo nos encontramos con la apasionada y libre Emilia Pardo Bazán, escritora naturalista que reflejo a la perfección la realidad de su época, sin velos. En el libro de Juan Ignacio Codina “Pan y Toros” donde se dedica un capítulo a las mujeres en el pensamiento antitaurino, se dedica una parte del texto a recoger la extensa obra antitaurina de la autora gallega, que comenzó su vida siendo taurina y terminó, a fuerza de contemplar el sufrimiento del animal, en declararse absolutamente contraria a una tradición cruel, que ella denomina “demencia nacional”. 

Aunque encontrarán artículos que defienden su amor por la tauromaquia, no se dejen llevar a engaño manipulativo, conforme avanzó su vida, su pensamiento y su sentir se hicieron claramente antitaurinos. 

Tenemos también a la asturiana María Luisa Castellanos, periodista y estudiante de Derecho, nacida en 1894. Escribía en El Oriente de Asturias, donde publicó por primera vez a los nueve años de edad. En su juventud fundó el periódico “Alma astur”, luego emigró a Madrid, y en 1924 emigró a México.


Uno de sus ensayos principales es “La mujer en la guerra, antes de la guerra y después de la guerra”, escrito en 1919, pero anterior a éste, en 1915 había escrito un artículo contra la tauromaquia, algo que no estaba fuera de lugar ya que quince años después. en 1930 se publicó la ley que impedía la asistencia a las corridas de toros de menores de 14 años. Algo impensable a día de hoy. 

Actualmente las mujeres antitaurinas son muchas, incontables como las arenas del mar, y desde luego no necesariamente depositarias por su ambiente cultural de un legado latino. No quiero dejar de agradecer la aportación que la investigadora Jane Goodal hizo al movimiento, con su carta para influir en el gobierno del Partido Popular, allá por 2013, cuando plantearon y llevaron adelante la consideración de la tauromaquia como Bien de Interés Cultural, una consideración que la llamada “fiesta nacional” no tenía. Ella escribió:  “A mí, Jane Goodall, me gustaría expresar mi rechazo a que la tauromaquia sea declarada Bien de Interés Cultural de España. Los toros son seres sintientes y esto está probado científicamente. Por lo tanto, un espectáculo público en el que a estos bellos animales se les atraviesa con arpones (banderillas), lanzas (la pica), espadas (estoque) y puñales (la puntilla), se les inflinge un sangrado severo y se le mata públicamente mientras está consciente, no debería jamás ser declarado Patrimonio Cultural de un país”.

Por carmenibarlucea

Narradora (por escrito y de viva voz). Me gano la vida contando cuentos de la tradición oral pero también me gusta escribir mis propias historias.
Activista por los derechos de las personas y de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s