Hacia el 23 de abril desde Extremadura

Desde que se empezó a celebrar el Día del Libro, el 23 de abril se convirtió en uno de mis días favoritos del año. No lo puedo remediar. Esa fiesta internacional en que nos unimos todas las personas, leamos mucho o poco, pero nos unimos para celebrar la suerte de tener una herramienta tan poderosa para comunicarnos, rompiendo las barreras del tiempo y el espacio. Incluso, rompiendo las barreras de la mente y del corazón.

Pero en este tiempo de pandemia, es difícil salir a la calle y celebrar, para leer juntas como hacíamos antes. Es por eso que, dándole vueltas a como juntarnos, se me ha ocurrido que podemos juntarnos virtualmente, si ustedes quieren. Acá va mi propuesta:

“En Extremadura leemos” me gustaría que nos juntáramos muchas voces y muchas lecturas, en un vídeo que me comprometo a montar durante el día 22 de abril, para que esté disponible durante todo el 23 de abril. Si ustedes me hacen llegar una grabación de unos 30 segundos, donde se escuche alguna lectura breve que les guste, o incluso que no les guste.

Plazos de participación:

Envío de los vídeos y/o audios hasta el 21 de abril a la 24 horas a mi teléfono +34 691245701 o a mi correo-e ibarluceaparedes@gmail.com.

El día 22 de abril yo lo dedicaré a unir los fragmentos … y el 23 de abril lanzar al mundo virtual un conglomerado de voces diversas, con todos los hermosos acentos que pueblan Extremadura.

Si ustedes no están en Extremadura, pero aman esta tierra, están invitadas a participar, pero les rogaría que lo hicieran leyendo a alguna escritora o escritor de acá.

Si desean participar pero no se les ocurre qué leer… les comparto unos poemas de Isabel Escudero, una poeta extremeña a la que admiro mucho por su capacidad de escribir breve.

Isabel Escudero Ríos (Quintana de la Serena, 1944-Madrid, 7 de marzo de 2017) poeta y ensayista.

Coser y cantar (1994)

Amor de nadie,
volando por los aires;
Amor mío,
en mis manos
siempre herido.


Cuando se vaya el Amor,
me haré a la mar, corazón;
que en el hombre hay dos empeños:
despierto, el Mar,
y el Amor, en sueños.


¿Qué hace a la mariposa
buscar siempre otra cosa?


Arco del pensamiento:
más lejos,
cuanto más tenso.


Como Dios manda:
tú tan duro,
yo tan blanda.


Perdóname, hermano,
si en los sueños me tomo
la justicia por mi mano.


Bien quisiera perderme
yo de mí misma,
pero en seguida me encuentro
perdida.


Manos,
manos obscenas
para las niñas buenas.


Como una navaja,
partió al Amor en dos
el filo del alba.


Amor, extraño desafío;
frente a frente dos cuerpos,
los dos vacíos.


Yo sé de mí que moriré algún día:
si no lo supiera,
no moriría.


Cuanto te digo “te quiero”,
lo que te quiero decir
es que aún me lo creo.


¡Qué cruel encarnadura,
la de mi vida en la tuya!
¡Qué lírica ideología,
la de la tuya en la mía!
Y el resultado perdura:
¡Qué buena literatura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: