Seis meses dificilillos

Dificilillos, ¡qué bonita palabra! Todita llena de ies.

No sé si a ustedes les pasa también, pero yo igual que tengo números favoritos, tengo letras favoritas. En este caso casi se entiende a primera vista ya que mi número favorito es el 9 y mi letra favorita es la i.

He revisado el blog y tengo una última entrada del mes de mayo, cuando quería hacerme un Emily Dickinson… ¡y casi lo logro!

En junio me operaron para la reducción de la mama izquierda y la reconstrucción de la mama derecha. Desafortunadamente me tocó la lotería estadística, ya saben … Las estadísticas dicen que este tipo de reconstrucciones con grasa abdominal son exitosas La necrosis grasa y las pérdidas parciales de tejido por lo general no supera el 12% en pacientes fumadoras y 3% en no fumadoras. Y esa soy yo, una de ese 3% a las que las cosas no le van bien.
3 de cada 100 son muchas más posibilidades que una de cada cien mil, que son las posibilidades de que nos toque la lotería, de modo que espero tener la misma suerte estás navidades, por si acaso, está vez, he comprado lotería.
La cuestión es que me he pasado el final de junio, y todo julio, agosto y septiembre visitando el hospital casi a diario. Algo que lleva mucho tiempo y además te deja extenuada mentalmente.
La operación de colgajo DIEP que es la que me hicieron a mi ya es difícil de por sí, sin necesidad de añadirle complicaciones. Mi experiencia, con complicaciones añadidas, ha sido, por ahora y teniendo en cuenta que ya ha pasado la peor parte, la peor experiencia de mi vida. Ustedes pensarán que una persona que ha perdido a su madre de cáncer a los 19 años debería decir que eso fue lo peor de su vida… bueno, eso fue lo segundo peor, está claro, pero no me dieron ganas de morir, que es lo que ha sucedido ahora.
Obviamente yo ya tenía unas pocas ganas de morirme antes de la operación, y si aún estoy en el mundo ha sido gracias a las amables atenciones del médico de cabecera que me atendió y me derivó a salud mental (no sé lo que puso en el informe pero me llamaron esa misma semana) y aquí estoy, contenta y tomando antidepresivos.
Supongo que ahora entiende el silencio. Aunque en redes sociales se me ha visto ir y venir, contar cuentos y hacer algunas otras cosas, como el pasado 16 de diciembre que le celebré el cumpleaños a Jane Austen en la Biblioteca Pública del Estado. Un ratito precioso hablando de sus libros, de su vida y poniendo en común lo fácil que es amar a alguien cuando escribe muy bien y además lleva muerta más de doscientos años.
No quiero aburrir más… la próxima semana, si me da la vida, hago un resumen-balance de mis actividades profesionales, como no han sido muchas será fácil, y tampoco alcanzará a aburrirlas.

¡Cariños inmensos!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s