artículos

aaron-burden-64849

Escribo en el blog comunitario de Público “Ecologismo de emergencia

También en ElDiario.es lo puedes leer en este enlace:
http://www.eldiario.es/autores/carmen_ibarlucea/

Colaboro con las feministas de la Confederación Pirata en su blog Mary Read 

Y aquí te dejo algunas reflexiones …

Las líneas verdes

En estos días de convulsión política, de grandes esperanzas y de críticas airadas, de mucho trabajo y de cierta desorientación, no dejo de escuchar por todas partes, cuando se habla de confluencia, la referencia a las “líneas rojas”, esas líneas que no vamos a traspasar, esas líneas que son innegociables, esos principios básicos irrenunciables.Y hablamos de confluir, de cooperar, del apoyo mutuo pero no nombramos explícitamente todas esas líneas verdes donde esperamos sembrar y hacer florecer nuestras semillas.

Ayer, en esta voragine que es internet llegué hasta la web de una ONGD que ofrecía, como modo de financiarse, unos regalos para bodas muy especiales: bombas de semillas. Pensé, casi sin querer, que precisamente esto es lo que estamos ofreciendo ahora con las manos abiertas las personas que nos hemos adentrado en la política formal ante la urgencia del presente que se desmorona a nuestro alrededor.

De modo que quiero poner nombre a todas las líneas verdes que se abren para cooperar, todos esos temas urgentes en los que sin trabajar juntos seguiremos retrocediendo. Por que en las grandes palabras siempre estamos de acuerdo, y los discursos parecen una copia fiel los uno de los otros. Se puede escuchar a una diputada autonómica del Partido Popular hablando de la Responsabilidad Social Empresarial… pero ¿eso en qué se traduce? ¿Se traduce en que vamos a aplicar a todas las empresas, para su evaluación, las herramientas creadas por la Red de Economía Alternativa y Solidaria? ¿Vamos a evaluar la calidad de su oferta de empleo, relación empleo-sueldo-beneficios, estabilidad-temporalidad, niveles de contaminación y medidas para contrarrestar el impacto medioambiental, solidaridad con las necesidades de las minorías (enfermedades crónicas, familias desplazadas del sistema por la propia dinámica del mismo, …)?

Creo que pocas empresas van a estar dispuestas a someterse de manera voluntaria a una Auditoria Social y sin embrago, como sociedad que quiere mantenerse en el futuro es para nosotras un requisito indispensable.

Hablamos de lo público: sanidad, educación, servicios sociales y no dejan de ser a grandes rasgos puntos para la confluencia, pero también temas para el debate, pues según el tipo de Estado que tengamos en mente, nos decantaremos por parámetros amplios o por parámetros rígidos, por legislar para controlar o legislar para acoger.

Decimos “Democracia” pero es una palabra que no se llena del mismo contenido en todas las mentes.

Decía Agustín de Hipona, que no es santo de mi devoción, pero que con su reflexión sobre lo que es y lo que no es un estado, no puedo estar en desacuerdo, : “… si el Estado es la empresa del pueblo, y no hay pueblo que no esté asociado en aceptación de un derecho, y tampoco hay derecho donde no existe justicia alguna, la conclusión inevitable es que donde no hay justicia, no hay Estado.” (De civitate Dei, XIX, 21, 1) Bajo mi punto de vista y dado que las personas de este estado nos hemos ido quedando sin derechos laborales, sociales, medioambientales, energéticos y de auto-gestión, las lineas verdes son aquellas que me ofrecen Justicia para cada persona de la comunidad por otorgar a cada persona el mismo valor.

Las líneas verdes, las que van a dar fruto, son aquellas donde quienes queremos más democracia, más radical, nos encontraremos: paridad, primarias con listas abiertas, garantías sociales, defensa de lo público, la economía al servicio de las personas, nuevos modelos energéticos, más cultura para ser una sociedad más critica, defensa de los derechos de los animales, que no están en el planeta para ser usados/matratados… Esas son las líneas verdes desde las que vamos a llegar a ser una sociedad más libre y por supuesto, más justa.

 

El PIB no es bienestar

El Producto Interior Bruto de España en 2014 ha crecido un 1,4% respecto a 2013.La pobreza infantil en el estado español es de un 27,5%, y en Extremadura es del 46%: somos el territorio con mayor índice de pobreza infantil.

A la luz de estos datos tan simples, me hago preguntas ¿el PIB es bienestar?

Nos enseñan que el PIB mide la salud del sistema económico, pero…

Se incrementa el PIB cuando gastamos dinero en las farmacéuticas. Es decir, cuando estamos enfermos y no así cuando estamos saludables y no requerimos cuidados.

Se incrementa el PIB cuando los gastos militares, en fabricación y venta de armas, suben. Pero la paz, que es lo que realmente deseamos las personas, no es buena para el PIB.

Los indicadores que hemos creado desde la economía productivista, nos juegan malas pasadas. Abren una dicotomía entre lo que queremos y lo que decimos querer. No miran aquello que valoramos como más importante, no miran lo que se destruye y no puede volver a ser reconstruido.

Yayo Herrero, ecofeminista, señala que somos un país con récord en infraestructura, pero también en desempleo.

La pobreza en la infancia significa muchas cosas, más allá de nuestra pobreza moral, un retraso educacional a futuro. Las niñas y niños de hoy, van a ser los adultos responsables de participar y dar forma a la democracia de su tiempo. ¿Vamos a seguir organizando nuestra vida alrededor de la esfera mercantil?

Somos seres relacionales, interdependientes, nos necesitamos. Seamos valientes, atrevámonos a plantar cara a las injusticias, atrevámonos a hacernos preguntas, atrevámonos a trabajar por aquello que queremos de verdad. Existen propuestas económicas que reflejan en el balance todo aquello que nos importa, y que es fundamental para la vida. Existen propuestas políticas que se hacen responsables de gestionar el presente, sin destruir el futuro.

 

Las mujeres en política

Artículo publicado en la edición extremeña de ElDiario.es

Voy a decir una obviedad. Esta legislatura, con un 39,4% de representación femenina en el congreso, es la cifra más alta desde 1979, lo más cerca de ser un reflejo de la sociedad de la calle que hemos alcanzado hasta ahora. Muchas personas piensan que esto de los cupos, y de la discriminación positiva es en realidad una injusticia. Muchas personas piensan que en realidad lo justo sería que las personas más capaces, o más buenas (yo me inclino más por las buenas personas) lograran la representación sin importar su sexo, ni su género. Y sí, eso sería lo ideal en un mundo perfecto, donde las personas fueran tan libres como para que la igualdad fuera real. Y sin embargo, cuarenta años no alcanzarán para que logremos construir esa sociedad perfecta en la que el sexo no importe para construirse como persona.

En el Día Internacional de la Mujer vamos a escuchar muchas consignas, vamos a ver muchos gestos y vamos a apreciar algunas incoherencias, como hacer talleres de maquillaje solo para chicas, o poner en los carteles claros signos sexistas que relacionan a la mujer con la división de roles… y es por eso, y por la publicidad, y por la presión social al estudiar, al madurar, al afrontar la maternidad, al envejecer. Es por eso que se hace tan importante para mí visibilizar el papel de las mujeres en la política. Pertenezco a un partido de los nuevos, de los que quieren regenerar la democracia, un partido de estructura horizontal donde todas las decisiones son participadas y que lleva en sus estatutos una carga ideológica que lo obliga a tener en sus cargos representativos al menos un hombre y una mujer, cuando no dos mujeres, es lo que se llama 50+. También en ese partido llevamos en los estatutos la defensa de los Derechos de los Animales y por supuesto, en el programa electoral esos derechos se hacen visibles en el capítulo de Derechos, no en ninguno otro. Y usted que me lee se preguntará ¿a qué viene esto?

“Estamos tan condicionadas por los valores masculinos que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo” ( Petra Kelly). Desde hace algún tiempo, a la pregunta de “¿dónde están las mujeres en política?” respondo invariablemente “en la calle defendiendo a los animales.” También están en la calle defendiendo a las personas y a los árboles, pero es indudable que el movimiento animalista supera a cualquier otro en cuanto a participación activa de las mujeres.

Cuando supe que para una mujer maltratada en cuya familia hay un miembro animal (normalmente gato o perro) el tiempo de media para salir de esa relación se alarga dos años más, que si su familia estuviera compuesta solo por humanos, tomé conciencia de hasta qué punto las mujeres arriesgamos por amor. Hasta que punto, con o sin raciocinio por nuestra parte, nos vinculamos con la vida.Voy a decir una obviedad. El pensamiento patriarcal nos ha hecho creer que las mujeres no nos preocupamos de los asuntos de la polis porque dicen que para hacer política hay que estar en un partido político, sin embargo nosotras hacemos política cada día, desde hace años en la calle.

Claro que ahora, y que los hombres que nos acompañan no se sientan menospreciados por favor, que hemos llegado en mayor número a las instituciones estamos llevando adelante una revolución silenciosa que está cambiando el rostro y los presupuestos del estado a favor de la vida.

Si leen mi perfil, habrán visto que dice “ecofeminista” y se preguntarán qué es exactamente. Yo lo defino como ese movimiento cálido de liberación que busca la igualdad en comunidad, partiendo de la base de la ecodependencia, sabiendo que somos parte de la vida en el planeta, en un plano de igualdad, pero con mayor responsabilidad debido a esta extraña capacidad que tenemos para el pensamiento racional que nos hace discernir entre el bien y el mal. Y señalo pensamiento racional pues el otro pensamiento, el que está ligado a la emoción y al saber lo que nos hace felices, lo que nos angustia, lo que nos asusta o lo que nos relaja, ese lo compartimos con la mayor parte de las criaturas vivas del planeta (y digo la mayor parte para que la comunidad científica no me acuse de falta de rigor).

Este 8 de marzo les deseo ternura para lograr la revolución definitiva.

Anuncios