La Historia Secreta de los Cuentos: Hansel y Gretel

HistoriaSecretaCuentosEl cuento de Hansel y Gretel, los hermanos abandonados por sus padres, nos remiten a un periodo en que las lluvias constantes malograron las cosechas durante tres años consecutivos. La suma total de años en que la llamada Gran Hambruna asolo el norte de Europa oscila entre siete y diez, fue un tiempo en que las personas morían de hambre, la violencia se había convertido en moneda común, el infanticidio y hasta el canibalismo aparecieron.Conociendo el origen de este cuento, ya no nos parece tan terrible.

http://www.goear.com/embed/sound/f83051f

La mística de la narración oral

Muchas veces me planteo dejar de contar cuentos. Sobre todo cuando los comentarios negativos llegan a mis oídos: “qué si no son cuentos para niñxs”, “qué si empleo demasiado tiempo”. Y es normal, cada cual tiene sus propias expectativas sobre lo que es una sesión de cuentos, y también yo tengo mis propias expectativas, que normalmente no se cumplen, sobre lo que debe suceder cuando compartimos cuentos.

Pero ayer estuve en Valverde de Llerena, con un grupo de 20 niñas y niños de entre 6 a 12 años, durante una hora y media… y fue, sin lugar a dudas, una de las mejores contadas de mi vida. Espero que no se equivoquen pensando que lo fue porque conté los cuentos que más me gusta contar, o porque me escuchaban en silencio, o porque el lugar era cómodo y con una sonoridad perfecta. Nada de eso era así, aunque agradezco enormemente al Ayuntamiento sus desvelos por convertir la biblioteca un un lugar acogedor.

Y aún así, todo fue perfecto porque sucedió algo que es la base de esto de ser narrador oral, nos comunicamos.

Ayer estaba tan bien, tan bien que me sentía transportada, transcendida pues todo fluía en la comunicación. Desde el comienzo, con la bienvenida y la charla sobre las imperfecciones del mundo, para pasar después a las observaciones cotidianas y desde ahí acceder a la narración como si fuera la consecuencia natural. Hablamos del tiempo, hablamos del lenguaje, hablamos de lo que nos hace humanos, de la amistad y del amor verdadero; nos reímos y lloramos; lo sé, lo he dicho ya, nos comunicamos.

No siempre narrar de viva voz es una experiencia mística, sin embargo no les niego que es eso lo que yo busco al exponerme públicamente ante desconocidos. La definición dice que es una experiencia difícil de alcanzar en que se llega al grado máximo de unión del alma humana con lo Sagrado durante la existencia terrenal, pero ¿qué es lo Sagrado? Yo creo que los sagrado son los Otros. Y a veces alcanzas esta unión perfecta en que se borra la frontera entre el yo y el tú, a veces eso sucede cuando cuentas cuentos.

Las niñas y los niños de Valverde de Llerena no tenían expectativas sobre lo que debe ser una sesión de cuentos, nadie les había dicho como es una cuentacuentos, como se viste o que debe contar, supongo que fue por eso que yo olvide mi miedo a no estar a la altura y simplemente me deje llevar. En nuestro mundo hipercomunicado no hay mucho espacio para la palabra desnuda de artificios, tampoco hay tiempo y sin embargo, los milagros suceden pese a nosotras mismas.

Después se abrió la puerta de la biblioteca, y el mundo volvió a ocultar su magia.

gregory-colbertGregory Colbert

 

Dedicado a García Márquez

Y a todas las personas que van compartiendo textos que él no escribió jamas…¿cómo pueden confundir las almas?

Gracias a Eduardo Galeano que nos enseña …

El mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

037

The world

A man from Neguá, a town on the Colombian coast, was able to climb to high heaven.

Upon his return, he told of his journey. He said he had looked upon human life from above. He said that we are a sea of little fires.

The world is just that – he revealed. Masses of people, a sea of ​​little fires.

Each person’s light shines among all of the others. No two fires are alike. There are large fires and small fires and fires of all colors. There are people of a serene fire that doesn’t notice the wind, and people of a wild fire that fills the air with sparks. Some fires, foolish fires, neither shed light nor burn*, but others ignite life with such great desire that you can’t watch them without blinking, and whoever is nearby is lit up.

La oralidad para mi

Yo amo la palabra en todas sus formas. Disfruto de la lectura, disfruto de la escritura, pero quizás debido a su carga afectiva incuestionable (para bien y para mal) disfruto de la palabra dicha y escuchada.

La inmediatez es el pilar de la oralidad. Uno nombra lo que conoce y aprecia la reacción de quien escucha; uno escucha descripciones asombrosas de cosas nunca vistas o de experiencias no vividas y reacciona ante quien se lo comunica alejando la soledad.

Dicen casi todas las leyendas de la creación que el mundo fue creado según los dioses y las diosas lo nombraban, obrando la palabra la magia más poderosa, la magia que crea vida. Considero que un algo de verdad científica hay en esto. El mundo aparece a los ojos del niño, de la niña, cuando los adultos que los aman lo ponen en palabras. Es por eso que quien más cuentos escucha de viva voz, con o sin libro, tiene más posibilidades de llegar a ser un lector placentero, una vez creado el hábito de recrear el mundo, uno busca la palabra donde quiera que ella esté.

Chaâra Mohammed