Prohibir Vs educar

Artículo aparecido en ElDiario.es/Extremadura el 11 de febrero

“Si la tendencia es cada vez mayor, a tener espacios amigos de los animales, incluyéndoles en medios de transportes, restaurantes, playas, hoteles, hospitales  y otros espacios de uso común, no encontramos sentido a este anuncio de sacarles de los espacios infantiles, que es donde las y los pequeños se forman y maduran en los valores del respeto y la responsabilidad”

Tras el anuncio del Ayuntamiento de Mérida prohibir la entrada de animales a los parques infantiles nuestra primera emoción ha sido de tristeza. Comprendemos que la higiene es importante, pero consideramos que los afectos y las responsabilidades son indispensables para el normal desarrollo de la vida.

En este momento en el que la ciudadanía está cada vez más concienciada sobre el cuidado, los derechos de los animales y las normas de convivencia, nosotras pensamos que campañas que inciden sobre la necesidad de tomar en serio la vacunación y desparasitación de nuestros compañeros de vida.

Nos preguntamos esas familias, esas niñas y niños que estas navidades han adoptado un animal, en algunas de las protectoras emeritenses, que lo han llevado a su casa, que lo cuidan, que lo bañan, como van a comprender, que un compañero de vida no es apto para ser un compañero de juego en el parque.

 

En 2016 se organizó en Bélgica el European Forum Better with Pets (mejor con mascotas) donde se reunió a expertos en salud y bienestar para compartir sus conclusiones sobre el lugar que los animales de compañía deben ocupar en nuestra sociedad. El profesor Daniel Mills, autoridad internacional en comportamiento, cognición y bienestar animal, y el Dr. Adam Miklosi, etólogo y fundador de Family Dog Project, hablaron sobre el comportamiento y las emociones de los perros,  y sobre como nuestra relación con ellos influye en nuestro propio bienestar.

La Dra. Claire Guest, Cofundadora y Directora de Medical detection Dogs, programas de detección de cáncer, explicó su programa de entrenamiento de perros para detectar con el olfato enfermedades como el cáncer o ayudar en casos de diabetes, epilepsia o narcolepsia. La periodista Clare Balding compartió la experiencia de algunos colegios de Gran Bretaña que están permitiendo a su alumnado acudir en compañía de sus animales: “He visto lo que los perros pueden conseguir en la convivencia en las aulas.

Por eso he asumido el compromiso de persuadir a más y más escuelas que permitan perros en las aula. Los niños responden al sentido de responsabilidad que implica el cuidado de los animales, y espero que si han crecido con perros a su alrededor, una vez que comiencen a trabajar, también se extienda la práctica de tener oficinas aptas para mascotas”

La presencia de perros y gatos y nuestra interacción con ellos produce beneficios para la salud como reducir el estrés, la agresividad, la soledad y mejorar la autoestima.

Pero también mejora nuestra salud física. Un estudio realizado por el Instituto Karolinska y la Universidad de Uppsala (Suecia) y publicado en la revista JAMA Pediatrics, ha dado como resultado que la relación con perros o animales de granja reduce el riesgo de asma en la infancia en un 13%, los animales de granja reducen el riesgo en un 52%. Esto es debido a que la exposición a “grandes y diversas cantidades de microorganismos y endotoxinas tiene el potencial de influir en el riesgo de asma y en las enfermedades infecciosas.

Con la misma inversión económica con la que se van a realizar los paneles informativos para la prohibición de la entrada de animales de compañía a los parques, podría el Ayuntamiento realizar una campaña de sensibilización y responsabilidad a la hora de la tenencia de animales y la necesaria higiene en los espacios públicos para la convivencia. Ya que educando en valores, se lograrán unos mejores resultados a largo plazo que con prohibiciones.

Si la tendencia es cada vez mayor, a tener espacios “amigos de los animales”, incluyéndoles en medios de transportes, restaurantes, playas, hoteles, hospitales  y otros espacios de uso común, no encontramos sentido a este anuncio de sacarles de los espacios infantiles, que es donde las y los pequeños se forman y maduran en los valores del respeto y la responsabilidad.

Es cierto que no a todas las personas le agradan los animales, de hecho, quienes firmamos este artículo, no tenemos en común esta pasión. Sin embargo, es una tendencia social que se incrementa el considerar que un animal es tu familia.

Acabamos este artículo mostrando nuestra firme convicción de que una ciudad es una casa común, que desde nuestras instituciones tenemos que cuidar a través de campañas de concienciación, reglamentos reguladores, todo esto acompañado de un urbanismo sostenible (que es mucho más que edificios y calles) y políticas que promuevan la integración y la convivencia, conseguiremos al fin, demostrar, que las ciudades son para las personas en toda su complejidad.
CuidadoPerroSentimientos

Anuncios

La energía que mueve el mundo

Artículo aparecido en La Marea el 2 de febrero

“En un ejercicio de sororidad, estamos dando pasos para trabajar juntas bajo el paraguas de un nombre clarificador: ‘Género y energía’”

De unos años a esta parte, hay un consenso mundial sobre el importante papel de las mujeres como sostén de la vida económica de sus comunidades, lo que no hace que en líneas generales mejore nuestra situación o nuestro estatus social. Pero ni este reconocimiento de nuestro papel como agentes de la economía en su sentido original (administración de una casa o familia), que en la actualidad se entiende como “producción, distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas”, ni lograr que por fin se reconozca que las mujeres nos hemos encargado del cuidado los últimos 5.000 años (o más), ha dado los frutos esperados. Al contrario, es una verdad silenciada debido básicamente a que los humanos somos unos animales tan estúpidos que se nos olvida que somos organismos vivos, imbricados en una biosfera de delicado y frágil equilibrio.
Sin embargo, en las mentes que han crecido en un sistema productivista de usar y tirar, se va abriendo paso la idea de que nos está pasando una factura y no estamos preparadas para pagar su alto coste: el calentamiento global. Y aquí tenemos un binomio que aún no sabemos manejar: género y energía.

El uso de la energía ha estado presente desde los inicios de la vida humana. El empleo del fuego, la fuerza del agua y la tracción han sido claves para nuestra supervivencia. En el último siglo la energía se convirtió en un factor de bienestar, proporcionándonos a quienes hemos tenido acceso a ella (una minoría en el planeta) una vida de confort que la aristocracia de otras épocas no podía ni imaginar. Esas maravillosas bombas de agua que nos proporcionan agua corriente al instante a millones de personas a la vez, el entretenimiento a la carta y tantas pequeñas cosas.

Tener o no tener acceso a la energía se ha convertido en un indicador de pobreza, y hablar de pobreza a día de hoy, es sobre todo hablar de pobreza en clave de género y energía. Si lo miramos en un caso extremo, por ejemplo en la República Democrática del Congo, encontramos que solo un 8% de las escuelas primarias tiene acceso a energía eléctrica. Un país que tiene una población de más de 75 millones de personas, de las cuales el 43% es menor de 14 años, y una tasa de analfabetismo del 44% en mujeres y el 19% en hombres. A veces los números nos ayudan a ver en el bosque y un caso extremo desvela con claridad que la discriminación por género y la pobreza energética se dan la mano.

La energía es algo tan determinante en nuestras vidas que preocuparse de quién, cómo y por qué tiene o no acceso a ella, no es desde luego una cuestión secundaria.

En Europa los Fondos de Inversión para el Clima (CIF, por sus siglas en inglés) se subdividen en dos líneas de trabajo con objetivos diferenciados: Fondo de Tecnología Limpia (CTF) y el Fondo Estratégico para el Clima (SCF), dos objetivos complementarios e imprescindibles como son invertir en el cambio tecnológico y mejorar las condiciones financieras para llevarlo a cabo, ya que aunque la urgencia por detener el cambio climático debería ser incentivo suficiente, nos encontramos en la tesitura de tener que demostrar la viabilidad económica y social de las energías renovables. Y nos aplicamos a la tarea con pasión sin importar el género o el sexo… ¿O sí importa?

En esta nueva vía de trabajo de consumo y activismo, el papel de las mujeres es clave, y sin embargo no se nos ve. Volvemos a repetir los esquemas patriarcales de siempre: las mujeres en la base y como pilar fundamental, pero sin el reconocimiento social de su buen hacer.

Tomemos el caso del valle leonés de Laciana y la respuesta emprendedora de las mujeres ante el cierre de las minas de carbón. “Apostamos por el desarrollo del turismo rural, por proyectos agrícolas, como el cultivo de setas en bocamina, y por todo lo relacionado con el medio ambiente, porque nos hemos dado cuenta de que esa es la solución para todo”, explica Eloina Camiña, natural de esa zona.

En la misma línea, y afrontando el mismo problema desde Alcañiz (Teruel), Sofía Serrano explica que “Los propios mineros no han buscado una alternativa a la mina, aunque las mujeres sí estamos buscando nuevos proyectos empresariales que sean el sustituto a un sector que tiene los días contados”.

Las mujeres estamos listas para dar todos los pasos a la vez; para salvar y salvarnos. Trabajar a favor de la vida, defendiendo nuestra dignidad, sin quedar relegadas ni silenciadas. Y en un ejercicio de sororidad, estamos dando pasos para trabajar juntas bajo el paraguas de un nombre clarificador: ‘Género y energía’. Nuestro primer encuentro tiene lugar en Bilbao los días 2, 3 y 4 de febrero.
mujer-energia

*Carmen Ibarlucea es activista del Movimiento Ibérico Antinuclear.

Tengo un canal en Telegram

Para comunicarme a través del teléfono y el ordenador uso tanto Telegram como WhatsApp

Pero reconozco que soy fan de los servicio de Telegram que permite enviar mensajes personales, mensajes en grupo, incluir fotos, links, archivos de todo tipo, gifs y borrar. Para mi es un e-mail mejorado. Además existen los canales donde se difunden noticias, por ejemplo los canales feministas que son mis favoritos, por ejemplo: Canal: https://telegram.me/feminismos (lleno de noicias interesantes de europa y América) o https://t.me/comuneras (que nos descubre poetas maravillosas). Y claro, eso incluye la posibilidad de tener canales personales… y desde hace poco yo tengo uno https://t.me/Ibarlucea

La aplicación Telegram puede descargarse en cualquier modelo de smartphone, y sus canales de Telegram  permiten:

  •  Suscribir a un número ilimitado de usuarios
  •  Que dicho canal aparezca públicamente desde la web (mediante una URL), pudiendo acceder a todo el historial de mensajes enviados
  •  Que cualquier usuario pueda suscribirse directamente sin intermediarios
  •  Permite saber cuantas personas leyeron cada mensaje
  •  Enviar no sólo textos, links, fotos y videos sino también cualquier tipo de archivostelegram

Un libro es un amigo 2018

Los días 17 y 18 de enero estaré contando cuentos en Higuera de Vargas y en Salvaleón (provincia de Badajoz).

17 de enero, Biblioteca Pública Municipal Antonia del Barco de Higuera de Vargas:
Por la mañana, dos sesiones de cuentacuentos para los alumnos de Educación Primaria del CEIP Nuestra Señora de Loreto

De boca en boca, una vuelta al mundo en cuentos, con la tradición oral de los cinco continentes. Participarán alumnxs de Educación Primaria: a las 11 horas, 1º, 2º y 3º; a las 12:30 horas, 4º, 5º y 6º.

Por la tarde, cuentacuentos para adultos a las 18:00 “Ven y te cuento”

Ven y te cuento: desandando la Historia a través de los mitos y leyendas, desde una perspectiva actual y con enfoque de género, será la sesión de las 18 horas, dirigida a adultos.

18 de enero, Biblioteca Pública Municipal Luis Moreno Torrado de Salvaléon:
Por la mañana dos sesiones de cuentacuentos para los alumnos de Educación Primaria del CEIP Fernando Serrano Mangas.

A las 10 horas, acudirán a la biblioteca los alumnos de 1º, 2º y 3º de Educación Primaria, y, a las 12:15 horas, será el turno de 4º, 5º y 6º.

Cartel_CarmenIbarlucea_HigueradeVargas

Diario sencillo para anotar la vida (102)

Domingo de 7 de diciembre de 2018

Afuera de mi ventana … oscuridad y frío

Estoy pensando … en la semana que me espera.

Estoy sintiendo … el dolor de la separación de mi perrita Lizzy.

De los lugares donde aprendemos … de los múltiples grupos de trabajo.

Desde la cocina … el calor de la cocina de leña. Orden

Que traigo puesto … ¡lo mismo de la semana pasada! … leggins negros, polar gris, zapatillas de estar en casa tipo bota.

Estoy leyendo … “Claves feministas para la autoestima de las mujeres” de Marcela Lagarde

Lo que espero … sigo esperando el pago de la Junta de Extremadura

Estoy escuchando … una serie canadiense en Netflix (es algo que suelo hacer, ponerme películas o series)

Por toda la casa … calma.

Una de mis cosas favoritas … escribir.

Algo que me pregunto … ¿saldrá bien esta semana de ir y venir por medio país?

Algunos planes para la semana … mi itinerario será: Badajoz, Logroño, Madrid y Cáceres. El lunes 15 regreso a casa.

Una imagen que me gusta …

Niágara
Cataratas del Niágara el 3 de enero

Diario sencillo para anotar la vida (101)

Sábado de 30 de diciembre de 2017

Afuera de mi ventana … oscuridad y frío

Estoy pensando … en lo divertida que es la amistad.

Estoy sintiendo … el abrazo profundo que significa compartir el tiempo con personas que te quieren sin tener otra razón para ello que la quimica, supongo.

De los lugares donde aprendemos … de las conversaciones largas en confianza.

Desde la cocina … el calor de la cocina de leña. Los restos de la comida (paella vegana y ensalada + tarta de frutas) y muchos platos, copas y botellas de cava vacías.

Que traigo puesto … leggins negros, polar gris, zapatillas de estar en casa tipo bota (super abrigadas ¡me encantan!)

Estoy leyendo … sigo con “La creación del patriarcado” de Gerda Lerner 

Lo que espero … que la Junta de Extremadura pague la última factura del año.

Estoy escuchando … a tres hombres que hablan animadamente y se ríen mucho.

Por toda la casa … buen rollo

Una de mis cosas favoritas … compartir estos días con mis amigos de toda la vida y hacer el Viejito Pascuero dos veces.

Algo que me pregunto … ¿quien soy, a donde voy, para que sirve tanto esfuerzo?

Algunos planes para la semana … comer y bebe, conversar y disfrutar de la vida.

Una imagen que me gusta …

vitaliy-lyubezhanin-385454
Photo by Vitaliy Lyubezhanin on Unsplash

Diario sencillo para anotar la vida (100)

Sábado de 23 de diciembre de 2017

Afuera de mi ventana … oscuridad y frío

Estoy pensando … en como escribir un cuento. La literatura requiere tiempo.

Estoy sintiendo … el cosquillero de esperanza que me produce siempre la Navidad. Supongo que los rituales sociales sirven para esto, para regenerarnos una y otra vez.

De los lugares donde aprendemos … de la alegría de los otros.

Desde la cocina … el calor de la cocina de leña, el olor del dulce de membrillo que ha preparado Juan Carlos.

Que traigo puesto … leggins marrones (he salido de casa esta mañana y me he vestido de persona normal), poleron gris y unas zapatillas de estar en casa super calentitas.

Estoy leyendo … sigo con “La creación del patriarcado” de Gerda Lerner 

Lo que espero … salir con bien del bache económico.

Estoy escuchando … una conferencia de la UNED donde se analiza la misoginia o no de “La fierecilla domada”

Por toda la casa … perros durmiendo placidamente

Una de mis cosas favoritas … conversar con niños y niñas, y descubrir su clarividencia sobre casi todos los aspectos de la vida.

Algo que me pregunto … ¿porque celebramos el nacimiento de un niño pobre consumiendo desmedidamente?

Algunos planes para la semana … cenar amorosamente, pintar una habitación, terminar un cuadro

Una imagen que me gusta …

chang-duong-380186.jpg
Photo by Chang Duong on Unsplash

En busca del Sol (cuento)

Vivió en la antigua China un matrimonio muy feliz, eran Liu Chun y Hui Nang y vivían al pie de la montaña de Piedra Preciosa. Eran personas de carácter alegre y confiado, que sabían disfrutar de las cosas pequeñas. Cada uno tenía sus propias tareas, que eran complementarias y las hacían tan bien y con tanto esmero que trabajar era un complemento más de su felicidad.
Liu Chun trabajaba en el campo, cultivando o recogiendo según la temporada, mientras que Hui Nang pasaba la mayor parte del día tejiendo hermosas telas de lana que después vendía en el mercado, llevaban en esta agradable convivencia cinco años cuando Hui Nang quedo embarazada y fue tal su alegría que ella misma estaba sorprendida de haber rebasado los limites de su anterior felicidad.
Así transcurrían los días del embarazo de Huin Nang en calma alborozada, hasta que un día al levantarse vio que el sol no estaba asomando en el cielo. Fueron pasando las horas y la noche fría llevó tristeza a su corazón.
Nadie alcanzaba a comprender lo que sucedía, no era normal que el sol no acudiera a su cita. Los vecinos salían a la puerta de sus casas, sin atreverse a emprender sus faenas cotidianas, asustados por el extraño hecho. Pero aquel día no salió el sol, ni al siguiente, ni al otro.
Pasaron semanas sin que las gentes de Piedra Preciosa pudieran ver la luz, sin que pudieran distinguir los días de las noches, y el campo comenzó a perder sus frutos, aquel preciado tesoro que les ofrecía como alimento; y los árboles se fueron secando, al no poder alimentarse con ayuda de la luz y el calor del sol.
El cielo se había ido poblando de negras nubes y un viento frío soplaba constantemente en la oscuridad.
Liu Chun se aventuró a recorrer los caminos oscuros para ver si es que el sol se había olvidado de su pueblo, o el resto del país estaba también a oscuras. La gente que lo recibió en sus casas, estaba como su propia gente, preocupada y angustiada por aquella pérdida dramática y el pobre Liu Chun se iba poniendo cada vez más triste al ver alejarse su esperanza de encontrar pronto el sol. Nadie sabía donde ir a buscarlos, ni qué le podía haber sucedido, todo se iba en comentar asustados:
¿Qué será de nosotros ahora? ¿Cómo podremos vivir sin sol?
Y a Liu Chun se le partía el corazón escuchando los suspiros de las ancianas y el llanto de los niños. Por eso cuando regresó a su casa, junto a su amada esposa Huin Nang, fue sólo para despedirse, pues había tomado la decisión de partir en busca del sol.
Ella comprendió que él tenia un deber que cumplir más importante que quedarse a su lado, y le aconsejó que antes de emprender el viaje fuera a consultar con el anciano del lugar, pues sólo él que había vivido durante más de cien años podría darle alguna orientación de donde podría encontrar el sol.
Liu Chun se alegro con aquel consejo, que le permitía tener un rayito de esperanza. Y esa esperanza no fue defraudada, él anciano le dijo donde vivía el sol antes de esconderse por última vez, y también le dijo quienes eran los enemigos del sol, monstruos que vivían en el mar del oriente y que lo envidiaban tanto como lo temían; no podía estar seguro de que fueran ellos los que lo habían robado, pero sí el pudiera emprender la búsqueda empezaría por allí.
Con un ánimo más positivo, Liu Chun regresó a su casa para despedirse de su esposa. Ella durante su ausencia le había confeccionado unas sandalias nuevas para el viaje, las había fabricado con un mechón de sus trenzas, tejiéndolo con cáñamo y también le había preparado un nuevo abrigo acolchado que le ayudaría a protegerse del frío.
Se estaban despidiendo junto a la puerta, cuando en medio de la oscuridad llegó hasta ellos el Fénix de oro que se posó en el brazo de su amigo. Liu Chun y el hermoso pájaro eran amigos desde hacía tiempo, pero con la oscuridad Liu Chun lo creía perdido. Huin Nang le preguntó al pájaro si deseaba acompañarlo durante el viaje y el ave se mostró encantada con la propuesta, así también la mujer quedó más tranquila.
Los esposos se abrazaban con fuerza, pero ninguno daba rienda suelta a las lagrimas que hubieran ensombrecido la partida, Liu le dijo a Huin:
Quiero que sepas que no volveré hasta encontrar el sol, pero si muero a mitad de camino, me convertiré en estrella para indicar a otros buscadores el camino correcto.
Parte tranquilo, yo te esperare con calma hasta tu regreso.
Y Liu dio comienzo a su viaje.
Pasaban los días y no había noticias de Liu, ni señal alguna del sol, Huin Nang pasaba largas horas en la cima de la montaña de Piedra Preciosa a la espera de ver salir el sol, segura como estaba de que su esposo conseguiría rescatarlo. Hasta que un día en medio de la oscuridad del cielo, vio una estrella que subía desde la tierra y comprendió que era Liu Chun que cumplía su promesa de marcar el camino a los siguientes buscadores. A las pocas horas el fénix de oro llegó hasta ella para acurrucarse en su regazo. La pena era tan inmensa que Huin sentía en su pecho un dolor incisivo, tan inmenso que perdió el conocimiento y quedo desmayada en la cumbre de la montaña.
Cuando volvió en si, había dado a luz y junto a ella se encontraba un hermoso y robusto bebe. Pero eso fue lo menos sorprendente, a cada golpe de viento el niño crecía. El primer golpe de viento lo hizo caminar, el segundo lo hizo hablar, y el tercero lo convirtió en un joven fuerte y de gran estatura.
Su madre lo contemplaba extasiada, sintiéndose reconfortada con su presencia. Le puso por nombre Bao Chu y no dejaba de pensar lo felices que hubieran sido los tres si el sol no hubiera desaparecido.
Como Bao Chu veía que a su madre los ojos se le llenaban de lagrimas por momentos, decidió preguntarle cuales eran las causa de su llanto; fue entonces cuando ella le contó todo lo que había sucedido, porqué su padre había tenido que ausentarse y le mostró la estrella que brillaba en el cielo para marcar el camino de otros buscadores, para ayudarles a terminar felizmente su cometido.
En cuanto Bao Chu conoció la historia y el destino de su padre, quiso ir también él a buscar el sol.
Nuevamente Huin Nang tuvo que sobreponerse a sus propios sentimientos, y volvió a cortar un mechón de sus trenzas para tejer unas nuevas sandalias de cáñamo, y volvió a coser un grueso abrigo acolchado que protegiera a su hijo del frío. Y nuevamente pensó en todo el bien que su hijo haría al mundo, si conseguía recuperar el sol.
Esta vez todo el pueblo vino a despedirse de Bao Chu, celebrando su valor al seguir los pasos de su padre, su madre de nuevo guardó sus lagrimas para no entristecer a su hijo, que viéndola tan valerosa le dijo:
-Madre, quiero que mientras me esperas no llores por mí. Sí tú estas triste mi corazón no podrá soportarlo y perderé la fuerza que tu amor ha puesto en mí.
Y así salió de la casa, acompañado por el fénix de oro y caminado en dirección a la estrella que no era otra cosa que el espíritu de su padre.
Durante días enteros caminaron hacia la estrella, subiendo y bajando montañas, rodeando precipicios, vadeando ríos, hasta que llegaron a un pueblo donde fueron recibidos con gran asombro. Bao Chu llevaba el abrigo hecho jirones, y su piel asomaba por las partes descosidas, mostrando las heridas del camino. Las gentes de aquel pueblo lo acogieron en sus casas, y al escuchar el propósito de su viaje, cada uno de los vecinos cortó de sus propias ropas un trozo de tela con el que arreglar su abrigo y le cosieron así el abrigo de las cien familias, aquel abrigo daba más calor que una estufa de leña, porque abrigaba el corazón.
Y continuó su viaje a través de la oscuridad llena de peligros. Entre montañas y valles, Bao Chu llegó a la orilla de un río tan caudaloso y ancho, que no era posible contemplar su otra orilla, y en cuya corriente arrastraba piedras tan grandes como casas. Como él no tenia posibilidad de construir una barca, no se lo pensó dos veces y se lanzó al río. Nadó hasta quedar agotado, hasta que una ola helada lo arrastró lejos, a él y a su compañero de viaje, el fénix de oro. El frío era tan intenso que el agua se iba congelando, el fénix con las plumas mojadas no podía continuar volando y cayó al agua, pero Bao Chu no podía sujetarlo y nadar en el agua que ahora arrastraba placas de hielo. Llegó un momento que el fénix pareció muerto, su cuerpo inerte se dejaba llevar y sus ojos permanecían cerrados, Bao Chu entonces lo metió dentro del abrigo de las cien familias, esperando poder mantenerlo caliente. Y así fue, cuando después de mucho esfuerzo consiguió alcanzar la otra orilla, el calor del abrigo había reavivado a su compañero.
A pocos días de aquel río encontraron otro pueblo, donde fueron igualmente bien acogidos, también aquella gente estaba empobrecida por la ausencia del sol, pero eran generosos y quisieron mostrar su apoyo a Bao Chu, el hombre más anciano del pueblo le explicó:
Nuestros campos ya no dan fruto y nuestros árboles han muerto a causa de la ausencia del sol. Por ello no podemos agasajarte con nada. Pero si quieres recibir un puñado de nuestra tierra, nos sentiríamos muy alegres de compartirla contigo.

De ese modo cada persona de aquel pueblo tomó un puñado de la tierra de su huerto y con esto llenaron un saco de tierra fértil que ofrecieron a Bao Chu. Él no sabía muy bien para que podía necesitar un saco lleno de tierra, pero no quiso despreciar el regalo de aquellas personas de corazón sincero. Por lo que tomó el saco sobre sus espaldas y con grandes muestras de agradecimiento continuó su camino.
Nuevamente hubo de afrontar las montañas, los valles y los ríos que consecutivamente se sucedían, como sí a cada obstáculo superado, surgiera un obstáculo nuevo, Bao Chu mantenía su mente firme en su pensamiento original, encontrar el sol, alejando de sí la sensación de desanimo. Un día, como cualquier día llego a una encrucijada de caminos y se detuvo a deliberar.
Mientras estaba así, silencioso y solitario, una voz habló a sus espaldas:
¿a dónde vas muchacho?
Voy en busca del sol, fue la respuesta automática de Bao Chu
Alcanzar el sol es imposible muchacho, es mucho mejor que regreses a tu casa o perecerás al intentar encontrarlo.
No me asusta el camino, y a mi casa no puedo regresar si no encentro el sol. Hay demasiadas vidas en peligro, como para que yo desista.
La anciana lo observó en silencio unos instantes, después señaló con su dedo hacia el camino de la derecha.
-sigue hacía allá. No muy lejos encontrarás un pueblo donde podrás reponer fuerzas y así enfrentarte al tramo más duro de tu viaje.
Con estas enigmáticas palabras la mujer se alejo de Bao Chu y desapareció en la oscuridad.
Bao Chu comenzó a caminar por el sendero que le había indicado la anciana, no tenía ningún motivo para desconfiar, hasta ese momento cada persona que se había encontrado había significado para el una ayuda, de una u otra manera. Sus pasos eran cortos y lentos debido al peso del saco y al cansancio acumulado, pero ya no se preocupaba por eso, había decidido que lo importante era avanzar sin importar cuanto. Pero según caminaba, su compañero de viaje, el ave fénix, revoloteaba a su alrededor con energías redobladas, cruzaba delante de su rostro, golpeándole las mejillas con las alas, Bao Chu creyó que esta actitud podía deberse al miedo que sentía su amigo ante las amenazadoras escenas que había profetizado la anciana. Pronto el ave se cansó de este juego y decidió tenderse en medio del camino con las alas abiertas, Bao Chu tuvo que detenerse para ver si estaba herida, pero tras comprobar que su corazón latía correctamente y no tenia ni las alas, ni las patas rotas, la apartó a un lado para continuar. Entonces el ave se lanzó contra él sujetando el abrigo de Bao Chu entre sus patas y arrancándole mechones de cabello con el pico, parecía estar realmente desesperada.
Bao Chu se volvió para sujetar al ave y le habló con palabras dulces:
Cálmate, cálmate… no ha de sucedernos nada malo. Confía en mi, no estamos solos, nos acompaña el amor perseverante de mi madre y hemos traído la fortaleza de cien pueblos. Cálmate. No puede sucedernos nada.
El ave pareció resignarse, quedó un momento anidada entre los brazos de Bao Chu dejándose querer y nuevamente tomo su puesto en el hombro de su amigo, para continuar con el viaje. Al cabo de poco tiempo llegaron a un pueblo bullicioso, donde salieron a recibirlos multitud de personas de semblante alegre. Las gentes le preguntaban a donde se dirigía y cuando escuchaban el motivo de su viaje, el aire se llenaba de vítores y aclamaciones.
Bao Chu continuaba caminando, buscando alguna taberna donde poder comer y descansar, pero entonces un hombre lo tomó del brazo y le hizo entrar en su casa, allí la mesa ya se encontraba servida y abundaban en ella manjares exquisitos y bebidas de todas clases, un fuego calentaba la estancia. Bao Chu no daba crédito a lo que veía y comenzaba a sentirse incomodo al comparar la vida de aquel pueblo, alegre y opulento, con la vida de miseria y dolor que llevaban el resto de las personas que conoció en su viaje.
Sin darle oportunidad para esbozar una sola palabra, el hombre lo llevó hasta la mesa y lo obligó a sentarse, el resto de los hombres y mujeres del pueblo lo rodeaban hablando sin parar y llenando su plato de comida abundante. Él tomo la copa de vino que le ofrecían, pero cuando iba a llevársela a los labios, su amiga el ave Fénix entró volando en la habitación llevando entre sus patas una sandalia idéntica a las sandalias de Bao Chu, tejida con cáñamo y negros cabellos, y la dejó caer dentro de la copa. Inmediatamente la sandalia se incendió, pero Bao Chu pudo comprender cual era el engaño. Aquella era la sandalia de su padre y por lo tanto aquel era el lugar donde su padre había muerto. Se levantó de un salto y dando un grito adoptó una posición amenazadora, los alegres campesinos habían desaparecido y en su lugar había una multitud diversa de monstruos y demonios que huían a la carrera acobardados ante Bao Chu.
No merecía la pena perseguirlos, ya había comprendido su error al hacer caso de la anciana, había comprendido la pena de su amiga, el ave Fénix, retrocedió hasta la bifurcación y tomó el camino de la izquierda, seguro de que esta vez, era el camino correcto.
En poco tiempo llegó al mar del oriente, era allí donde el sol había desaparecido, Bao Chu había caminado mucho tiempo y había sorteado muchas dificultades, pero ahora frente a la inmensidad de aquel mar no sabía que hacer para alcanzar su objetivo.
Entre tanto los seres monstruosos que habían secuestrado el sol para que el frío y las tinieblas gobernaran la tierra, viendo que les era imposible vencer a Bao Chu, cambiaron de estrategia y se acercaron a la montaña en la que Hui Nang esperaba cada día el retorno de su hijo. Hacia ya varios años que su vida se concentraba en la espera, cada mañana subía la montaña, llevando con ella una piedra, colocaba la piedra sobre la piedra del día anterior y se subía, consiguiendo de ese modo llegar un poco lejos con la vista.
Hui Nang no había derramado, durante aquellos años, ni una sola lagrima, había tenido muchos momentos de desesperanza, pero nunca se había dejado vencer por el desanimo y se había mantenido firme, segura de que si ella no lloraba, su hijo no moriría. Los demonios la observaban cada día, hasta que decidieron transformarse en aves que le llevaban la noticia de la muerte de Bao Chu.
Pero no les funcionó, Hui Nang escuchó la noticia y su cara se contrajo en una mueca de dolor, pero miró el cielo y comprobó que la estrella de su esposo continuaba luciendo solitaria, su hijo no estaba allí… su hijo estaba esta vivo, y ninguna lagrima corrió por las mejillas de la madre.
Mientras tanto Bao Chu se había sentado a la orilla del mar, recostado sobre el saco de tierra que cargaba y se había dado un tiempo para pensar ¿qué podía hacer? ¿qué necesita? Sabía que la respuesta estaba allí mismo, solo era cosa de encontrarla. Fue entonces cuando el ave fénix comenzó a picotear el saco de tierra, intentando deshacer el nudo que lo cerraba y Bao Chu, esta vez más atento a las indicaciones de su inteligente amiga, deshizo el nudo y saco un puñado de tierra para ofrecérselo
esto es todo lo que hay en este saco- le dijo intentando comprenderla
El ave, voló hacia el mar, como si esperara que Bao Chu le lanzara la tierra a esa distancia, y él sin entender si era un juego o una sugerencia lanzó el puñado de tierra sobre las aguas. Inmediatamente surgieron multitud de pequeñas islas y Bao Chu comprendió que nadando de una en otra podría alcanzar el centro del mar del oriente y llegar a la caverna donde el sol se encontraba prisionero.
El esfuerzo fue inmenso, pero ya era el último, mientras braceaba en las aguas heladas se decía a si mismo, “estoy más cerca, estoy más cerca” y así se daba ánimos para continuar. Cuando llegó al centro del mar se sumergió hacia las profundidades en busca de la caverna. No le fue difícil encontrarla pues a su entrada había un ejercito de monstruos y demonios que la guardaban. Bao Chu no tuvo más remedio que entablar una lucha cuerpo a cuerpo con ellos, consiguió arrastrar a uno hacia la superficie, donde el ave fénix lo tomo por los cabellos llevándolo a un islote, sucesivamente Bao Chu fue venciendo a los monstruos, con la ayuda de su amiga, y viendo los demás que su resistencia parecía invencible, se dieron a la fuga dejándole libre el acceso a la cueva, la roca que tapaba la entrada se había ido hundiendo en el suelo marino y Bao Chu utilizó sus últimas fuerzas para conseguir moverlas, su cuerpo herido en la pelea iba perdiendo sensibilidad y su mente comenzaba a nublarse. Cuando por fin la cueva se abrió ante él, la luz del sol lo cegó por completo, pero aún pudo tomarlo en sus brazos y alzarlos hasta la superficie del agua, donde el ave fénix se lo colocó en el lomo y lo hizo elevarse en el cielo.
Bao Chu contempló esperanzado el amanecer, pero ya sin fuerza ninguna para salir del agua, y su cuerpo se hundió en el fondo del mar de oriente, mientras él se sumía en un sueño profundo.
Allá lejos en la cumbre de la montaña, subida sobre un túmulo de piedras, sonreía Hui Nang al ver salir el sol, y desde todos los rincones del mundo se escuchaba el trino de los pájaros acompañando el amanecer, como siempre.
Y si tu quieres, puedes subir a la montaña de piedra preciosa, justo antes del amanecer, y trepar por el túmulo de piedras que dejó Hui Nang y recibir antes que nadie los rayos del sol de la mañana, como cálido saludo de Bao Chu.

amanecer-en-el-campello

Diario sencillo para anotar la vida (99)

Sábado de 16 de diciembre de 2017

Afuera de mi ventana … oscuridad a las 19:44h

Estoy pensando … en que hace casi dos años justos que escribí por última vez un díario de la mujer sencilla.

Estoy sintiendo … como sanan las heridas.

De los lugares donde aprendemos … ¿de fracasar continuamente?

Desde la cocina … el calor de la cocina de leña y el agua hirviendo.

Que traigo puesto … lo de siempre, lo mismo que hace dos años leggins negros, poleron negro y zapatillas de invierno, seguramente el mismo poleron y las mismas zapatillas.

Estoy leyendo … La creación del patriarcado de Gerda Lerner 

Lo que espero … que al final todo salga bien.

Estoy escuchando … una película de Shirley Temple.

Por toda la casa … un cierto desorden, pero nada alarmante.

Una de mis cosas favoritas … colaborar con Canal Extremadura radio

Algo que me pregunto … ¿tendremos el valor de salvarnos juntas?

Algunos planes para la semana … el jueves radio y el resto del tiempo prepararnos para celebrar la Navidad.

Una imagen que me gusta

Navidad1
autora: Maria Mekht